Bella Italia – Parte II

4 Ene

Recorriendo la Costa Amalfi

La Costa Amalfi o Costa Amalfitana es una franja costera que va de Salerno hasta Sorrento, todo este tramo ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Para llegar tuvimos que tomar un tren que iba desde Florencia hasta Salerno. De aquí tomamos un bus que iba por toda la Costa Amalfi y nos llevaría a nuestro destino final, Positano. En un principio habíamos considerado alquilar un carro para recorrer este lugar, honestamente eso hubiera sido todo un reto debido a las cuantiosas curvas cerradas y a sus estrechas pistas. Llegamos a Positano de noche, había sido un largo viaje pero estábamos preparados para lo que se venía, al día siguiente era el cumpleaños de Lorena y queríamos recibirlo de la mejor manera. Suerte la que tuvimos al llegar al Hostel Brikette que más personas también cumplían años al día siguiente e iban a ir a un club, sin pensarla dos veces nos apuntamos. Previos en el hostel y luego enrumbamos al club The Africana, ubicado entre Positano y Amalfi. La discoteca se encuentra dentro de 2 grandes cuevas, simplemente tienes que vivir la experiencia de juerguear en una cueva, muy recomendable!

Al día siguiente, con resaca y todo, nos levantamos temprano para ir a la Isola di Capri y conocer la famosa Gruta Azul. Para ello debíamos tomar un ferry en la playa de Positano, y seguido de ello un catamarán que nos llevaría a las afueras de la gruta, desde donde tuvimos que esperar a que los barqueros se desocupen para poder entrar (vale la pena la espera). La Gruta Azul es simplemente un espectáculo natural de ensueño. Su entrada es por un pequeño agujero de 50 cm de alto, motivo por el cual uno tiene que echarse completamente en el barco para poder entrar, lo curioso es que debajo del agua el agujero es mucho más grande, de manera que permite que la luz entre y convierte el agua en una tonalidad turquesa super intensa, simplemente indescriptible, es uno de esos lugares que tienes que verlo con tus propios ojos. Hay que tener en cuenta que para entrar a la gruta el mar debe estar sumamente calmo, mientras nosotros esperábamos nuestro turno se asomó una ola que inundó por unos segundos un barco, suerte que en ese momento no había nadie entrando o saliendo de la Gruta, en fin, es parte de la aventura.

Después de esta ruta, de disfrutar un poco de la playa de Capri y de almorzar un delicioso Capri Fish volvimos a la bella Positano. Lamentablemente, tuvimos que conocer este lugar de manera fugaz, principalmente en nuestra bajada para la playa y posterior subida al hostel. Es mágico caminar por sus miles de escalinatas, todo el pueblo está enclavado sobre las rocas por lo que uno deberá prepararse para caminar bastante, pero sí que lo vale. En cada rincón uno encontrará vistas inigualables de toda la costa, bello por donde se le mire.

Este pueblo empezó a hacerse conocido luego de que un novelista norteamericano,  John Steinbeck comentara de él en un artículo para el Harper’s Bazaar: ” Positano te marca. Es un lugar de ensueño que no parece real mientras se está allí, pero que se hace real en la nostalgia cuando te has ido”, no lo podría haber descrito mejor =D

Cuando tenga la oportunidad de volver a Italia, sin duda alguna le dedicaré más tiempo a la Costa Amalfi, por lo menos 2 días completos en Positano para sentir la esencia del lugar, incluyendo sin duda alguna una visita a Ravello.

Por la noche tomamos el bus que nos llevaría a Amalfi, desde donde tuvimos que tomar un taxi a Salerno puesto que los horarios de los buses habían cambiado y no llegamos a tiempo para tomar el último bus. Una vez en Salerno, a esperar el tren que nos llevaría a Roma.

Roma, la ciudad museo

Llegamos a primera hora a Roma después del peor viaje nocturno en tren que he tenido, fuimos en busca de un Hotel, nos alistamos y estábamos preparados para conocer Roma. Teníamos solo 2 días, por lo que debíamos organizarnos bien para no perdernos los monumentos más importantes de esta también llamada ciudad museo.

El primer día fuimos a conocer el famoso Foro Romano, junto con el Palatino y claro está, el Coliseo. Debido a la relativa cercanía con el hotel nos fuimos caminando, un buen mapa y a caminar se ha dicho. Primero una parada obligatoria en el Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II, ubicado en la Piazza Venezia. Este monumento está construido con mármol blanco, y destacan en él sus columnas y esculturas. De aquí nos dirigimos al Foro Romano, zona central donde se desarrolló la antigua ciudad romana. Aquí se encuentran diversos templos, arcos y templos de gran interés. Caminando por el Foro llegamos a El Palatino, su entrada está en las cercanías del Arco de Tito. El Palatino fue residencia oficial de los emperadores.

Luego nos dirigimos al famoso Coliseo Romano, gran anfiteatro de la época del Imperio Romano y uno de los ejemplos de la arquitectura romana mejor conservados. El Coliseo es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1980, y desde hace unos años también es una de las 7 nuevas maravillas del mundo moderno.

Después de visitar estos 3 íconos de Roma teníamos más lugares por visitar en lo que restaba del día, pero me vinieron diversos malestares que no me permitieron continuar con lo planeado, estos fueron los primeros síntomas de la Hepatitis A que se me manifestó en pleno viaje, así que sin más ni menos me fui al hotel a dormir largo y tendido.

Era nuestro segundo día en Roma, y el último en Italia puesto que al día siguiente partiríamos rumbo a Grecia, y debía recuperar el tiempo perdido en la tarde del día anterior, por suerte había amanecido muy bien. Se puede decir que este día recorrimos todo Roma (al menos lo que figura en su mapa) a pie. Comenzamos el día dirigiéndonos a la Ciudad de El Vaticano en metro (este fue el único trayecto que no hicimos caminando), la cual fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Primero nos dirigimos al Museo de El Vaticano, donde destacan diversos museos y galerías de gran interés, para finalmente dar paso a la majestuosa obra de Michelangelo, la Capilla Sixtina. Su bóveda es tema aparte, en esta figuran escenas bíblicas destacando la famosa Creación de Adán.

Luego de pasar la mañana en el Museo de El Vaticano nos dirigimos a la Piazza Di San Pietro, en su centro se encuentra el obelisco y frente a este, la famosa Basílica Di San Pietro. Después de visitar su interior fuimos a visitar su cúpula, la primera parte se puede subir en ascensor para luego pasar a las escaleras. Debido a que estas escaleras bordean la cúpula a medida que uno va subiendo puede ver como las paredes se van inclinando cada vez más. La vista desde lo alto es muy bella, a pesar de la excesiva cantidad de gente que había.

Almorzamos en los alrededores de El Vaticano y luego nos fuimos a conocer el Castillo de Sant’Angelo y el puente que lleva el mismo nombre, el cual atraviesa el Río Tiber. Luego caminamos paralelos al Río Tiber hasta llegar a la Piazza del Popolo, la visita de rigor y a seguir caminando hasta la Piazza di Spagna.

Después Anto y Lore me acompañaron a visitar lo que no pude ver el día anterior, La Fontana Di Trevi, las columnas de Adriano y el Panteón Romano, también llamado Panteón de Agripa, templo circular dedicado a todos los dioses.

Había sido un largo día y muy bien aprovechado en la bella ciudad de Roma, así que a descansar temprano porque al día siguiente Grecia nos esperaba para cautivarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dragonfly15's Blog

Just another WordPress.com site

Destinos del viajero

Blog de viajes

A %d blogueros les gusta esto: